Rutas Patrimoniales

La Ruta Patrimonial Valles Costeros posee una estructura concreta que se encuentra definida por cuatro valles interiores vincu­lados con la costa por un nodo ini­cial (o final, dependiendo de don­de usted provenga). Estos nodos son: Pichidangui, Huentelauquén y la caleta de Puerto Oscuro. Estos puntos de conexión forman parte de los diferentes tramos. Los valles interiores (tramos) de interés son: Valle del río Quilimarí Valle del Estero Pupío; Valle del Río Choapa y Valle del Estero Canela. Por un tema de orden en el relato de esta guía, los tramos se ordenarán de Sur a Norte  facilitando al visitante definir de modo más libre su recorrido por un circuito o tramo distinto.

El tramo número uno o Valle del Río Quilimarí, es un recorrido que comienza en Pichidangui y finaliza en el po­blado de Tilama, siendo posible vi­sitar en su recorrido, entre otros hi­tos de importancia, las localidades de Quilimarí, Guangualí, Lo Muñoz, el embalse y quebrada de Culimo y los yacimientos mineros de cuar­zo de Tilama.

El tramo dos o Valle del Estero del Pupío se inicia en la ciudad de Los Vilos hasta la loca­lidad de Caimanes. Acá podemos observar parte de los antiguos tú­neles y la red ferroviaria que fue de vital importancia para la extrac­ción de los minerales de cobre y oro que eran llevados a la costa. Se trata de un tramo que aún mantie­ne un paisaje de terrazas agrícolas y vestigios de antiguas y prósperas haciendas.

El tercer tramo o Valle del Río Choapa comienza su trayectoria desde la hacienda Huentelauquén hasta la ciudad de Illapel. Este recorrido nos muestra otra de las facetas de la Ruta Pa­trimonial, ya que nos permite ob­servar el pasado de producción agroganadera que tiene la región. Sin duda, un circuito de alto valor patrimonial, donde destacan los asentamientos de Mincha y Tunga (Sur y Norte), además de otros hi­tos naturales como la confluencia de los ríos Illapel y Choapa. Este último hito natural es particular­mente atractivo y acompaña al vi­sitante a lo largo de todo el tramo, generando increíbles panoramas que deleitan la vista y estimulan a viajar al pasado para imaginar y palpar el modo de vida de los anti­guos habitantes de la zona.

Para finalizar, el cuarto tramo o Valle del Estero Canela es una muestra más de la activi­dad agropecuaria que se da en la zona. Aquí destaca la antigua localidad de Canela – Baja y Alta, que cuenta entre sus más notables características el poseer la mayor cantidad de comunidades agríco­las del país y que se caracteriza por una explotación y tenencia colec­tiva de las propiedades de la zona.

El área donde se inserta la Ruta Patrimonial Valles Costeros se encuentra, en general, bajo el dominio de un clima semiárido, provocando una fusión de los dis­tintos elementos de la naturaleza que se manifiestan en una gran y elocuente biodiversidad, donde flora y fauna se complementan para dar vida al paisaje.

 

descarga-esta-ruta

 

Comentarios ( 0 )

    Deja un comentario

    Tu correo no será publicado. Completar obligatoriamente *